Saturday, February 9, 2008

La espina


Hace bastante tiempo estuve cortando un listón de madera para reparar una silla a la que se le había partido un travesaño. Tan entusiasmado estaba con mi trabajo que ni cuenta me di en que momento se me clavó una espina en la mano. Al final del día, cuando empezó a molestarme y traté de sacarla, solo logré irritar más el tejido alrededor de la espina. No es fácil sacar una espina en la palma de la mano izquierda con una aguja en la mano derecha. Un par de días después, la espina seguía jodiendo y tuve que volver a hurgar con la aguja pero tampoco logré sacarla. No era tanto la molestia como el rechazo a lo ajeno. Volví a tratar varias veces más, pero nunca logré sacarla. Entonces dejé tranquila la espina y me olvidé de ella. Un par de semanas después la mano había sanado y no se veía rastros de la espina. El tejido sano la había expulsado.

9 comments:

lola said...

Hola, la espina es como las preocupaciones, a veces es mejor dejar que el tiempo las resuelva.

Anonimo said...

La espina es el comunismo en Cuba?

Aguaya Berlin said...

Con una pincelada de tintura de yodo hubiera salido muy rápido... tengo experiencia con las espinitas de los cactus que había en mi casa en Cuba...

Al, te dejé una sorpresita en mi blog!

Rene M. Grave de Peralta said...

La espina se tomo tres semanas mas o menos. El comunismo ha durado 2,552 semanas y sigue. Yo no se ustedes, pero you no creo que pudiera aguantar esa espina tan largo rato...sirujano!

Al Godar said...

Si se hubiera (echado Iodo y) dejado tranquila, la espina hubiera durado una semana. El "comunismo" en Cuba hubiera durado un poco más, pero no cincuenta años.

Jinetero… ¿y qué? said...

Pues a mí me pasó algo peor. Un matalosanos de la supereuropa me sacó un cordal, pero me dejó un pedazo dentro. El tejido sano lo expulsó... a través del cielo de la boca y con unos dolores terribles.
El muy cabrón dice que era "un cuerpo extraño"

Aguaya Berlin said...

me quedé pensando si "y"odo o "i"odo y busqué: se aceptan ambas palabras. Menos mal... Es que a veces no sólo me olvido del nombre de algunas calles habaneras que tanto caminé, sino que, a pesar de leer mucho (en Espan~ol), la escritura en el idioma propio también es importante... y aquí la practico mucho menos que cuando vivía en Cuba :-(

Yo soy Medea said...

las espinas... ah! han sido usadas tantisimo como expresion de lo molesto, lo que hiere y se esconde, se acuerdan de aquella cancion... ' porque tengo una espinita que se me ha clavado en el corazon...", algrate Al la tuya fue en la mano, las del coraxon tardan muchisimo en sanarse....

Al Godar said...

Con las espinas hay que seguir una de dos opciones extremas:
O se sacan rapido cueste lo que cueste.
O se dejan tranquilas.
Hurgarlas con la aguja no sirve.
Gracias a todos por la visita y los comentarios.
Saludos,
Al Godar