Tuesday, August 12, 2008

Tsinara

El tranvía iba dando tumbos por las calles de Kursky Voksal. Al llegar a la parada había una pelicolorá llena de paquetes bloqueando la puerta. Un ruso medio borracho la empujó mascullando algo probablemente ofensivo. Si no hubiera sido porque era bonita, quizás no me hubiera dado lástima, pero con aquellos ojazos negros no me quedó más remedio que ofrecerle ayuda.

-Rasriechitie.- Le dije y casi le arranqué un par de jabas de la mano.

Me miró muy sorprendida y un poco desconfiada, pero luego me enseñó unos dientes lindísimos y pestañeó rápidamente un par de veces alardeando de sus pestañas.

Tan pronto pusimos pie en la acera la invité a un café. Lo aceptó con la condición de que fueran solo diez minutos. Dentro de quince minutos salía su tren para Tbilisi.

-¿Tu de donde vienes?- Fue su primera pregunta.

-Soy ruso-Mentí. Me gustaba hacerme pasar por nativo para que luego decir que era cubano y darles la oportunidad de que alabaran mi dominio del idioma. No resultó.

-Tú no eres ruso. –Dijo con seguridad. –Ningún ruso me habría ayudado. Ellos saben que soy gruzinka y nos odian. Un día se va a acabar la hipocresía oficial, haremos la guerra y nos mataremos con gusto.

No me atreví a contradecirla.

Hoy veo que hice bien.

9 comments:

GeNeRaCiOn AsErE said...

Una historia que me deja abierta muchas conjeturas, la primera de ellas... cuan irreal fue el dominio soviético, en la mente de esa gente... como no pudieron doblegar el espíritu de su nacionalidad, ni tan siquiera los mismos rusos...
Aquello de la globalidad ciudadana en el siglo XXI no se trata de una renuncia a la nación, sino de tener valor para asumir la diversidad. ¿Por qué nos costara tanto el salao sofrosine caballero?
No se me olvida aquello de Camus... que decía que “La mayor victoria era vencerse a sí mismo. Vencer y perdonar es vencer dos veces” Candela mi son.
Me gustó mucho el cuento y te digo que aquel del mitin de repudio y el gordo dándole a la lata. JA! Escapao de ligas.

tony.

Betty said...

por qué será que siempre hay tantos borrachos en los alrededores de las vokzales? el entorno del Leningradskiy Vokzal era de penita...es verdad que el roce con los gruzinos ha sido siempre un tópico, pero es una verdadera pena que muera gente que ha compartido país y bandera (aunque fuese a la fuerza) hasta hace muy poco...a mí me confundían a cada rato con gruzinskaya, también en el acento (que no era tan chisty, je,je) tenían sus movidas un poco mafiosniy pero hay de todo como en todos los pueblos, igual que el conflicto yugoslavo siento cuando la gente común paga el plato de violencia e intereses que sirven otros,...que no mueren;-((( bolshoy priviet Al

Güicho said...

Al, has visto alguna vez a una turba de bolos frente a un buffet en un hotel all-inclusive?

Aguaya Berlín said...

Lo siento también por la gente común que ha pagado los platos rotos... y los que faltan...

Saludos, Al,
AB

Al Godar said...

Tony:
Ha quedado suficientemente demostrado que tratar de asimilar a un pueblo por ocupación solo conduce a la guerra. Los pueblos solo pueden integrarse voluntariamente y aun asi es dificil. Ninguno de los ex paises sovieticos fue asimilado.
Y si, hay que tener valor para asumir la diversidad.

Betty:
No creo que mi ruso fuera tan bueno. Era la juventud que ayuda mucho. Por ejemplo, hace unos meses vino a trabajar conmigo alguien que hablaba ruso y yo apenas pude mantener una conversación basica preguntando a menudo "Como se dice tal cosa?"
Nos confundían con ellos porque sonabamos raros igual que ellos. A mi me confundían con Yugoslavo y Rumano.
Guicho:
Si. He visto a los Rusos en cuanta situación podamos imaginar. En la mayoría de los casos los recuerdo con simpatía. Son bastante comelones y borrachines, pero casi todos los que conocí eran buena gente. Unos pocos eran arrogantes y pesados, pero eran la excepción.

Aguaya,
Lmentablemente parece que aquello va a complicarse.

Saludos,
Al Godar

Al Godar said...

Guicho,
Aunque no preguntaste, creo que te interesará saber mi opinión sobre el comportamiento sexual de los bolos:
Los hombres son menos interesados en el sexo que los cubanos. Las hembras, casi tanto como las cubanas. Los cubanos gozamos de una excepcional acogida entre las rusas. Las cubanas no cuadran bien con los rusos.
Esto es solo una opinión. No hice encuestas científicas. Solo recuerdo mis conversaciones al respecto con rusos y cubanos y mi limitadisima experiencia personal cuando tenía veintipico.
Saludos,
Al Godar

A Cuban In London said...

Un cuento que presagio el futuro. Estoy con asere y Al en lo de la fuerza para unir pueblos. Solo conduce a guerra. El tira y encoge de los ultimos dias tiene tanto de ruski-parruski como de coalicion yanqui-georgiana. Y como dice, agu, los inocentes son los que pagan.

Me recuerda aquella letra de Santiaguito: Ay de mi generacion/que pagara los desastres de este ciclon.

Muy buen articulo, Al. Y excelentes las observaciones sobre el sexo. No sé en cuanto a las bolas, pero en cuanto a las checas y las polacas, te segundo en los comentarios.

Saludos desde Londres.

Wesbri said...

Linda historia en verdad da para una bella narración. En los 60 cuando estudiaba en la Lomonosov los georgianos tenían mala fama: bolsa negra, abuso de género, criminales. Quizás es porque los rusos trasladan un poco el odio a Stalin a todo el pueblo georgiano.
Saludos desde Miami
Wesbri

Ana Mireles said...

Me encanta tu estilo, Al Godar. Este tipo de historias deja entrever el tipo de hilos que mueve finalmente a una guerra
Supe de este espacio por Efory Atocha, gracias, leer aquí resulta muy placentero