Monday, August 4, 2008

Sulfocianuro de Potasio.

Ya estábamos terminando el laboratorio. Afuera se oían los grillos y los carros que pasaban volando por la 5ta avenida.

-¡Cojones! Me trague un buche de sulfocianuro!- Gritó Baracoa.- Soltó la pipeta arriba de la meseta y salio escupiendo para el fregadero.

Nadie se movió. Todos sabíamos que el cianuro era suficientemente venenoso como para matar un elefante y Baracoa no llegaba a las 100 libras. Sabíamos que no se podía pipetear con la boca pero todos lo hacíamos cuando no había profesores presentes.

Sudaba y estaba frío como una rana.

-¿Me voy a morir verdad? – Preguntó casi llorando.

-Tenemos que llevarte al Sector para que te vea la tía. – Le dije con autoridad y salí con él hacia la puerta, pero no podía caminar y se desmayó. Los otros vinieron a ayudarme.

Antes de llegar al pasillo las carcajadas nos hicieron detenernos confundidos. ¿A quién podría darle risa aquella tragedia?

Era Andy con el Diccionario Químico en la mano, quien arrastrado de la risa nos hacía señas para que regresáramos. Uno a uno fuimos regresando y sumándonos a sus carcajadas hasta que solo quedó Baracoa tirado en el pasillo.

“El sulfocianuro de Potasio es un emético muy suave que se usa para inducir el vomito en mujeres en estado. No se le conocen efectos secundarios importantes”

Poco a poco se fue recuperando y estuvimos riéndonos toda la noche.

12 comments:

lola said...

Hola, ¿ves? ahora soy yo la que me hubiese quedado en Babia, si no pones la explicación de lo que era.
Saludos!

Anonymous said...

Me imagino que Baracoa se recordara
toda su vida,pudo haberse muerto del miedo.!!

Gladys

Aguaya Berlín said...

Oye, qué susto pasó!!! y me imagino a los socios desternillados de la risa........

Saludos, Al!!

Laz said...

Jajajaja,...Ta'buenisimo.
A mi me paso algo parecido. Estaba becado en 12 y Malecon y sali por la parte de atras a caminar por el Malecon y en el fondo de las dos torres gemelas habia una carpinteria. Resulta que el tanque de fuel de la cocina de la beca se habia incendiado ... por fuera pero nadie lo sabia que era solo por fuera. El tanque estaba en el patio de la carpinteria y como todo un heroe entre mientras la mayoria de los trabajadores saltaban el alto muro, dos trabajadores permanecieron alli y conmigo eramos tres. Uno cogio una carretilla que supuestamente tenia un extintor y en el desespero aquello empezo a soltar un liquido a presion que baño de arriba a abajo al temerario que rapidamente empezo a gritar desesperado que se habia quedado ciego. La tension era tremenda, el tanque de unos 10 mil litros envuelto en candela aquel que se habia quedado ciego hasta que el otro trabajador le dijo que el extintor estaba relleno con agua y no con alguna sustancia quimica. El socio rapidamente pregunto: "De verdad???, y abrio los ojos y nos empezamos a reir los tres. Un segundo despues a cubazos de agua apagamos el fuego que entonces supimos que era solo exterior. Uuufff!

GeNeRaCiOn AsErE said...

muchas veces a uno le ha pasado algo asi...

un dia a los 9 anos , me trague una arandela y fue del carajo aquello...
por suerte todo termino 'feliz-mente'

Jorge Salcedo said...

Bueno, me alegro que haya sido así. Muy bien contado. No sabía para donde iba a coger la cosa. Me imagino la risa el resto de la noche.

Betty said...

hola Al, iba leyendo con cuidado, porque con la historia de la moto en la Monumental tiraste duro eh?, pero aquí la cosa derivó en risa...menos mal;-)salu2!

Ivis said...

Por un momento se me pareció al cuento "A la deriva", de Quiroga.
Un saludo, hermano.

Al Godar said...

Una vez que pasamos el susto inicial, aquello fue realmente divertido. Estuvimos reiéndonos durante mucho tiempo.
Hay muchos ejemplos de situaciones como esa que cuenta Laz, donde uno evalúa la gravedad de algo en función de una suposición. Una vez que comprendemos que el presupuesto era incorrecto, el juico cambia.
Incluso en el caso de la arandela, uno se asusta mucho y piensa que se va a morir. Si te explican que eso se expulsa normalmente, ya te sientes bien y al rato se te olvida.
Bety. voy a tener que poner algún tipo de aviso... la gente no va a querer venir por aquí por miedo a que salga algo espeluznante.
Yvis, no recuerdo el cuento de Quiroga al que haces referencia.
Gracias a todos por la visita y los comentarios.
Saludos,
Al Godar

Betty said...

que no, que no Al, es broma....no panic;-)) este estaba bueno, un saludo alcalaíno para ti

Roberto Díaz-Cabrera, MA. said...

Oye, eres muy modesto. El cuento corto del "cianuro", excelente. Trata de escribir cinco o seis, además. De pronto eres escritor. Saludos. robert.

Roberto Díaz-Cabrera, MA. said...

Oye, eres muy modesto. El cuento corto del "cianuro", excelente. Trata de escribir cinco o seis, además. De pronto eres escritor. Saludos. robert.