Monday, June 23, 2008

Negociación

Negociación no solo se refriere a una transacción comercial para hacer dinero.
Hace unos días en mi micro cuento “Violación” me refería a negociar en el sentido de diálogo para resolver conflictos, y uno de los comentarios me hizo pensar que no se había entendido mi intención.

De forma similar, me parece que tantos indignados con la actitud de la UE solo ven el aspecto comercial. A esos, les recuerdo que el término tiene también una acepción aún más viril como esta de Kurosawa en los Siete Samurai, si perdonamos el acento gallego.

4 comments:

GeNeRaCiOn AsErE said...

solamente un saludo y decirles que adoro esa película.
maylin.

Aguaya Berlín said...

En una negociación, para llegar a un acuerdo, si ese es el propósito, las dos partes deben proponer sus "ofertas", valorar las contrarias, y estar dispuestas a "ceder", unos hacia abajo, otros hacia arriba, hasta alcanzar el punto óptimo que convenga en principio a ambos lados, o con el cual ambas partes estarían conformes.

Por supuesto lo más aconsejable es comenzar proponiendo un "precio alto" para, al bajar éste con el transcurso de la negociación, que no quede muy por debajo del precio que de verdad se quisiera recibir por el producto ofertado al finalizar la misma. A veces conviene "perder" algo, pues el factor "confianza del contrario" y "reputación" pudieran ser favorables en negociaciones futuras.

Muchos prefieren comenzar a negociar ensen~ando de antemano el "dinero" que pagarían por el producto (aunque menos que el que quisiera el contrario por él) pero "verlo ahí en las manos" apuraría en cierta manera al que ofrece y lo haría conceder sin mucho problema.

Transcribiendo todo esto a diálogos de mesa y destinos de países, el resultado y las reglas del juego no serían muy diferentes. La esencia es que ambas partes deben poder hacer concesiones, y necesariamente una más que otra; la mayoría de las veces una "pierde" más pero al final ganan las dos (o lo que las dos representan).

Ahora sí, a punta de escopeta nada funciona... y debe existir también un deseo de dialogar, cosa que no basta con decirla...

Saludos, Al!

Ivis said...

Me ha gustado mucho esa forma de negociar. Tengo que ver ese clásico.
Un saludo.

Laz said...

En "Un imposible ético", Camilo continua desarrollando el tema de la etica y la moralidad con vistas a un proceso de negociacion con el Castrismo.
Efectivamente Camilo, la pregunta “pragmatismo versus moralidad” es absolutamente consecuente. Una de las razones mas significativas del “exito” del Castrismo es que ha sido consecuente a sus esencias; por ello es que Al Godar simplifica el tema al proponer alternativas que no son consecuentes ni verificables ni teorica ni historicamente. Desde la moralidad o el pragmatismo solamente cobra sentido el proceso de negociacion cuando las partes involucradas tienen suficiente poder y se reconocen mutuamente como partes de un proceso. Camilo, Al, Ichikawa y ninguno de nosotros podemos ser reconocidos como interlocutores precisamente por no gozar del poder minimo necesario para ser sujetos ante la otra parte. Segui los links que Al sugeria violación y negociación y encontre que Aguaya entiende el problema que estamos tratando. Al margen de en que polo de la pregunta que formula Camilo nos situemos, creo que todos debemos de profundizar un poquitico mas en la teoria de la negociacion y en particular de la negociacion politica y luego retomar el tema que es esencial.