Tuesday, June 24, 2008

Llegamos o nos pasamos?

Un polémico tema nos llega de la revista Palabra Nueva de la Arquidiócesis de la Habana:
Es necesario el tratamiento privilegiado que tiene últimamente en Cuba el tema de la homosexualidad? "Llegamos o nos pasamos?"

8 comments:

Betty said...

Hola!

Como suele pasar cuando hay excesos restrictivos, ahora viene la contraola en que a veces "nos pasamos", así supe que hubo hace poco un acto en el cine Astral con mega performance de trasvestis, canciones, desfiles, un poco sobredimensionado me parece. Pero nada, Al, son oscilaciones de la balanza buscando el sano equilibrio creo, llegar a asimilar naturalmente la homosexualidad como orientación sexual alternativa lleva sus bandazos, supongo, saludos para ti

Al Godar said...

La homsexualidad es uno de esos temas en que la poblacion del planeta esta dividida en dos grupos mas o menos a 50 y 50.
Ambos grupos tienen razón.
En el caso de Cuba, lo interesante es el caracter político que ha tomado el asunto.
Aunque estoy de acuerdo con casi todos los argumentos de la iglesia, creo que es bueno que se esté dando esos pasos en Cuba porque obviamente eso va a traer muchos seguidores en otros sectores donde la discriminación hace olas.
Gracias por venir por aqui.
Saludos,
Al Godar

Pablo Palma Leal said...

|Hola, Al! Como tu dices, el tema de la homosexualidad es muy divisivo y complejo. Lo malo es que cuando se habla de ella, sobre todo aquellos que no lo son, siempre lo hacen desde la perspectiva de los trasvestis, o los que, despectivamente, se les llama "locas de carrozas, o los que quieren abandonar su sexo, en fin, lo "entertaining", lo extraño, lo altamente diferenciador y hasta escandalizante para aquellos que no simpatizan con eso. En realidad, hay un grandísimo número de homosexuales que llevan vidas corrientes, sin exhibicionismos, de curso tan gris y normal como el de cualquier otro ser humano heterosexual. Si los que tienen una visión negativa del homosexualismo vieran el modo simple, no exhuberante en que vivimos muchos de nosotros, quizás serían más tolerantes y menos críticos. Con esto no implico que yo rechazo a los que llevan una vida más flamboyante, ese es el modo de ser de ellos y los respeto. Sencillamente, si miramos alredor con atención, nos daremos cuenta de lo diverso que es la naturaleza. Y nosotros, como cualquier otro elemento de ella, pertenecemos a esa diversidad. Y sobre todo, fuímos creados así, no solicitamos ser encarnados de este modo. Quien piense lo contrario, le pregunto: ¿A quién se le ocurriría venir al mundo, o convertirse en algo que es, en la mayoría de las situaciones, motivo de escarnio, abuso, descriminación y hasta ataques físicos por parte del prójimo?
Saludos para tí

GeNeRaCiOn AsErE said...

Senores, estoy de acuerdo que se permita a los homosexuales tener un lugar en la sociedad.
Es que duro negar sus derechos. Son iguales que nosotros, son seres humanos desde el principio hasta el final. Con que derecho vamos controlar sus preferencias....

un saludo afectuoso para Al y para betty.

maylin.

Jinetero… ¿y qué? said...

Aquello no tiene remedio.
Al he tratado de enviarte un correo al email que pones en mi Blog, pero me lo revota. Me puedes dar tu dirección de email

Sergio Saavedra Rivera said...

Ningun tipo de discriminacion es buena, sea por raza, credo, orientacion politica, opcion sexual, sexo o lo que sea... Eso se espera de alguien que ha sufrido la discriminacion en carne propia...

A Cuban In London said...

Pablo palma real tiene mucha razon. La imagen del homosexual es tan estereotipada que por supuesto ahora en Cuba la gente se pasa (la otra cuestion es a lo que llamamos "pasarse"). Si desde el principio del proceso la revolucion se hubiera dejado de tanta sanaqueria barata, estariamos llegando al equivalente del comunismo. Cuanta gente perdimos por la boberia del "pajarito", el "entendi'o", que si a aquel lo vi en una "fiesta de perchero". O se hizo la revolucion pa' to' el mundo, o se hizo solo para una élite. Bueno, me imagino que sabran la respuesta a esa pregunta.

Saludos desde Londres.

Al Godar said...

Es cierto que tiende a estereotiparse el homosexualismo y eso no es bueno.
En cuanto al titulo del post, creo que nos pasamos. En mi opinión, bastaba con el reconocimiento de que el homosexualismo no constituye una depravación, y que la discriminación es inaceptable.
Llamar la atención exageradamente sobre el homosexualismo, los calvos o los zurdos, no beneficia a nadie y predispone innecesariamente a la mayoría.

Saludos,
Al Godar