Friday, December 5, 2008

Becado


Quien no fue becado que no me venga con cuentos.
Quien no fue becado no sabe que siempre empieza a llover media hora antes del pase.
No sabe lo que se siente cuando uno de tus compañeros se suicida.
El valor que hay que tener para cortarse un tendón.
La angustia del prisionero.
El odio.

Foto: Patos en el hielo.

21 comments:

Yoana said...

Yo fui becada y así mismo me sentía, como en una prisión chica dentro de la prisión grande. Saludos sabatinos,

Rosa

GaviotaZalas said...

Cuando se suicida alguien cerca de ti, siempre te queda el cargo de conciencia de que quizás podias haber cambiado las cosas, pero ni siquiera notastes su angustia. Es importante siemrpe el entorno y a quienes nos rodean.
Cunado estudie en Jaguey vi muchos estudiantes autolesionarse para no ir al trabajo.
saluti

Zoe said...

Duro, triste, real.

David Lago González said...

Estamos TODOS enfermos. La Revolución es como el SIDA: sólo los contagiados saben de verdad lo que es y todo lo que abarca.

lola said...

No se de becas, pero a los que se iban de Cuba en los finales de los 60 los mandaban al campo a trabajar, conozco a uno que estuvo dos años en un campo de trabajo hasta que le llegó la salida, en Camagüey, en lo que había sido un campamento de la UMAP, con alambrada incluída. Contaba que aquello era un infierno, los trataban como a animales. Un médico amigo de su familia, y con cierta influencia, le arregló una operación de juanetes, casi inexistentes, para conseguir que lo pasaran de cortar caña a otras labores "menos duras".
Por cierto ahí también te podías evadir un poco de las labores por medio del soborno a algunos de los militares que estaban al cargo de eso.
Saludos!

A Cuban In London said...

No fui becado, pero si tuve mucho amigos que lo eran. Era muy duro para ellos. Tener que volver después de vacilar tanto un sabado por la noche y si tenian jevitas en la secundaria o pre de la calle, entonces los celos, malditos celos.

A proposito, la palabra "becado" es uno de esos términos que ha entrado a nuestra lengua a pesar de ser incorrecto, segun nota mi buen amigo el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Espan-ola Cervantes. La palabra correcta es "becario". El uso de "becado" ha borrado cualquier recuerdo que alguna vez tuvimos de "becario", pero si recuedo una profesora de Lengua Espan-ola en el ISPLE en mi primer an-o de carrera insistiendo de forma quisquillosa que usaramos la palabra adecuada. Como mismo insistia que dijeramos "por nada" en vez de "de nada" que es gramaticalmente incorrecto.

Muchas gracias por el post, Al. Sobre lo del suicidio, que puedo decir, o hemos estado al borde en algun momento (porque hay que tener aguante para dispararse al Barba) o hemos presenciado como alguien se marchita y se desgasta poco a poco en un sistema cerrado y sin salida. Que practicamente es lo mismo que suicidarse.

Saludos desde Londres.

Anonymous said...

Fui becado y recuerdo mis años en la vocacional de Sta Clara con una mezcla de añornanza y frustracion.En los 70s y 80s era un privilegio politicamente correcto ser becado en una de las escuelas vocacionales de Cuba y por 6 años fui el orgullo de unos padres que intentaron lo mejor para sus hijos.
Creo que la idea era tan utopica como ideologicamente salvaje.
Hoy miro a mis hijos de 13 y 8 años y estoy seguro que nos los someteria a una "experiencia" como aquella.Tambien el mundo es otro y los sueños e ideas que "nos adoctrinaron" entonces,hoy no son mas que la anectota fracasada de una sociedad que solo existio en las consignas y las tribunas.
Muy buen blog,saludos desde Madrid,ROBERTO

TIROFIJO said...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/12/cesar-dice-y.html

Aguaya Berlín said...

Yo lo fui por 6 años... pero no pasé por momentos tristes como el que cuentas.
Ahora, después de más de 25 años, nos hemos reecontrado los de antaño, en Internet, chats y hasta en una página web que nos hemos (he) hecho, y la pasamos muy bien recordando. Por cierto, más de la mitad ya no vive en Cuba...
Saludos desde Berlín,
AB

Al Godar said...

Yoana Era tan triste vivir a unos pocos kilometros de la escuela y estar obligado a estar becado para poder estudiar.
Gaviota Mi yunta de la caña y luego compañero de cuarto en la escuela se suicidó en un pase al final de la carrera. Nunca he logrado entender porque lo hizo. Siempre me quedó ese remordimiento de que no lo vi venir. Era un muchacho normal en todo. No parecían afectarle las condiciones de la beca mas que a los demás.
Zoé Creo que ese ambiente era tan absurdo que los jovenes perdiamos la prespectiva de la realidad. La mutilación era una alternativa válida ante el abuso y la humillación.
David Yo me he ido curando de algunos de los síntomas, pero llevo cicatrices que no creo que lleguen a sanar completamente.
Lola No te perdiste nada bueno. Yo estuve en uno de esos ex-campamentos de la UMAP. Era kafkiano. También conocí algunos que inventaban certificados médicos, enfermedades inexistentes, simulación, engaños, telegramas que traian noticias de abuelas graves, etc. Creo que por ahi comenzó esto que luego llamaron doble moral y que para mi siempre ha sido hipocresía.
Cuban Siempre nos decían que no se dice "becado", pero así deciamos de todas formas. Hay algunas palabras que uno se resiste a decirlas como debe ser. No se por qué.
Roberto Me hizo sonreir la idea de enviar a mi hijo de 10 años a una beca... ni loco lo haría. No critico a mis padres que lo hicieron por mi bien y en un ambiente muy diferente al de hoy, pero yo no lo haría.
Tiro Gracias por el link. Allá te dejé un comentario.
Saludos,
Al Godar

Al Godar said...

Aguaya,
Creo que al principio era peor.
En los 80s tengo entendido que fue mucho mejor...
Saludos,
Al Godar

TIROFIJO said...

Estimado Al, admiro en usted, como en Gandhi, esa capacidad para estar siempre por encima de las actitudes mezquinas y las expresiones primarias. Créame amigo, como usted sabrá porque nos visita hace tiempo, no acostumbramos a ofender ni agredir a nadie. Nuestra redacción podría calificarse de cualquier cosa, menos de indecente o infamante. Se trata amigo, que sus buenas intensiones no le cieguen, de la intolerancia que no admite disentimiento, y no de la típica reacción de alguien que ha sido maltratado de palabra o acción.
Eso que ha hecho usted, lo hemos hecho varias veces sin resultado, hasta hemos ensayado a cambiar el seudónimo o incluso a sustituir la crítica por un elogio. Hemos sido bloqueados mediante filtros u otro medio informático. Hemos puesto un comentario intrascendente desde otro terminal y pasa; si lo repetimos en términos críticos inmediatamente es borrado y bloqueado para siempre. Su moderación y su cruzada por la comprensión y la coexistencia respetuosa es admirable y todos la respetamos, pero no se puede sacar aceite de un ladrillo.

Logré pasar una de contrabando, estimado Al Godar, usando una argucia cibernética y bajo el nombre de Azerina. Despues intente lo mismo ya con un comentario sustancial y lo de siempre. Censura, amigo. Lo tienen en el corazon y no hay voluntad de dialogo.

simplex justicia said...

Gracias a todos por comentar sobre mis apuntes y darme aliento para seguir con mi idea. No saben lo alegre y satisfecho que me hacen. Espero seguir aqui en esta lucha y les pido que no solo comenten, sino, que se me unan como seguidores al igual que se unio Yoana. Gracias a ti Yoana por tus comentarios y por unirte a este mi humilde blog. Tambien quiciera agradecer a Aguaya Berlin y a Al Godar por sus comentarios y incluir mi blog en los de ellos. Seguire con mis ideas y publicando mis historias, espero no desfraudarlos y que no se tornen aburridas. Solo escribo sobre mis frustaciones en un excilio despreocupado y exausto por tantos anos de inactividad. Creo que de esta forma podre crear una via para que esta carrera por nuestra libertad se renueve y llege a su destino. Gracias de nuevo, e incluire sus blogs en el mio. Pronto publicare mas de mis locuras, y asi poder captar a otros que como yo, se preocupan por nuestra tierra.

Güicho said...

Tuve la suerte del chama urbano de no estar obligado a becarme.

Menos las becas blandas IPECE y Lenin, las escuelas internas iban desde el martirio moderado hasta el preámbulo carcelario. Especialmente salvajes eran las becas rurales para menores del campo. Allí ocurrían desde cargas al machete hasta abortos de platanal. Y respecto a las mujeres regía la Ley de la Pinga. (Correcto, la que te singa... quieras o no.) Lo que me contaba un socio guantanamero de su beca es un perfecto argumento para ahorcar a todo el comité central del partido comunista.

GeNeRaCiOn AsErE said...

También nos becaron los sueños, la familia, las ganas de jugar o hacer otra cosa que no fuera el tomar ‘distancias’, porque en fin, lo que querían era eso... unirnos en la distancia, pero en última instancia se quedaron con las ganas, porque lo único que no se puede becar de uno es la libertad.

Un saludo, tony.

GeNeRaCiOn AsErE said...

un regalo para recordar a lennon, hoy 8 de dic.
Mind Games - John Lennon

Al Godar said...

Tiro Mi punto de vista es que hay que tratar de encontrar formas de hablar con todo el mundo. Incluso con los que consideramos intolerantes. Incluso con el enemigo. A menos que tengas alguna forma de barrerlos del mapa.
Carlos Bienvenido. Sigue con tu blog!
Guicho Me recordaste un atarde de domingo en que me tocó la guardia en la escuela. Vinieron corriendo a buscarme porque una muchacha había parido en el albergue. Varón. Siete libras y media. Hacía 2 meses que no iba a clases para que no le vieran la barriga. Las otras le llevaban la comida al albergue.
Aseres Los que acababamos de pasar por la odisea de las becas nos alegramos mucho cuando nos enteramos de la desmilitarización de los tecnológicos. Luego nos dijeron que había sido una condición puesta por Canada, Suecia y otros paises que no ayudaban escuelas militares. Ante la perspectiva de perder la ayuda economica se decidieron a desmilirarizarnos. No se si será cierto. No recuerdo haber leido nada en el Granma al respecto.

Gracias por la visita y los comentarios.

Saludos,
Al Godar

Anonymous said...

Yo tambien fui becada, en un PreUniversitario en Cienfuegos... y aprendi a vivir con hambre, a dormirme pensando cuanto faltaba para el desayuno el otro dia, a fingir enfermedades. Usualmente no cantabamos el Himno Nacional muy alto en las mañanas... y entonces en la noche, luego de las 10, nos hacian formar y cantarlo tantas veces como el Internado quisiera. Aunque el frio fuera horroroso.

Yo tambien vi a una compañera tirarse de un tercer piso (ella sobrevivio, por suerte)...
Y amen de eso, guardo tantos buenos recuerdos!
En las becas se consiguen los mejores amigos. Y pasas los momentos mas lindos de tu vida, siempre dentro de esos margenes ingenuos que uno tiene a esa edad.
Incluso cuando llueve 15 minutos antes de pase, cuando te roban los blumers o cuando te parece que ya no puedes mas.
En fin... no soy de escribir en Blogs... pero recordar nunca hizo daño a nadie, no?

Hoy vivo en San Francisco... y nada, moriria por ver a tanta gente que "crecio conmigo" y de los que nunca mas supe.

Un abrazo.

Liena

Al Godar said...

Liena,
Probablemente los recuerdos gratos que guardas son los de la juventud que siempre es bella.
Gracias por la visita y el comentario.
Saludos,
Al Godar

Cero Circunloquios said...

Yo estuve becada y tienes razon!!!
Niurki

Betty said...

yo estuve becada tres años, pero por suerte no pasé por eso de que alguien se suicidara o se hiciera daño, eso sí tengo malos recuerdos de la comida, la harina con frijoles coloraos y troncho, las guatacas cuando yo casi ni podía con ellas, el despertar a las seis de la mañana con el dúo Los Compadres (pobrecitos no tenían la culpa) pero esa música se me quedó grabada con signo de disgusto, beber agua de las zanjas y turbinas con lo que había regado de fertilizante (madre mía, estamos vivos de milagro!)...Pero también me acuerdo de algunas cosas buenas, los atracones de mangos bajo la alameda del batey, recién caídos de las matas, el primer novio, la recreación de los miércoles, el baile, mucho casino, las socias de los pueblos de Melena y Guines, las carticas en las vacaciones...en balance, una aventura...obligada A la pregunta de si quisiera que mis hijos lo pasaran respondería no. Aunque el grande ya tuvo su tanda también.