Friday, November 7, 2008

Miami


Yo había estado en Miami en el 2000 y en el 2003, pero no lo había visto como ahora. A la tercera va la vencida. Esta vez vi las cosas que me faltaban.
Miami tiene palmas como las de Cuba, tiene música cubana, pastelitos de guayaba, dominó, gritería y calor.
Pero sobre todo, Miami tiene playas como las de la Habana. Y uno se escapa del downtown rumbo al norte por la I95, gritando con el radio a todo volumen, como hace 30 años. Y mi mujer llora como una boba. Y el niño no acaba de entender lo grande que es el mar. Y a mi se me hace un nudo en la garganta.
Miami no es Cuba, pero es lo que más se le parece.

Foto: Gaviotas cerca de Miami

18 comments:

Güicho said...

Vaya, monsieur!

Bueno, a la tercera va la vencida.

Yo soy Medea said...

Pero Al como que asi?, por que no avisaste?

Yoana said...

Esa misma sensación tuve los 15 días que pude pasar por allá con la family el año pasado, qué ganas tenía de quedarme! Bueno, me alegro que hayas disfrutado (o estés disfrutando) esa estancia en ese pedacito de Cuba, y gracias por compartirlo. Un abrazo desde el frío Cantábrico, con añoranza de nuestro cálido Caribe.

Rosa

Carmen Rivero said...

Cuanta nostalgia reflejas en un post.
Saludos

Al Godar said...

Fue una visita relampago casi sin planificar. Tuve que limitarme a la familia mas cercana y a algunos amigos de toda la vida.
Claro que tuve por un momento la idea de conocer a algunos blogueros, pero era imposible.
Este viaje fue (des)cortesía de los amigos de Inmigración. Mi hermano venía a verme y le habían dado la visa para venir por los USA, pero sólo permitia una entrada y si venía a Canada no podía regresar por USA. Entonces forcé unas vacaciones de urgencia, pero el niño está en clases y tuvimos que ir un fin de semana.
Me quedó el proposito de ir más a menudo y el sueño de ir para quedarme...
Gracias por la visita y los amables comentarios,
Saludos,
Al Godar

pi said...

Tienes razon, el mar es una nostalgia permanente. Sin embargo Miami es una ciudad extranna; vive de espaldas al mar, a diferencia de la Habana donde , incluso cuando no lo ves, puedes olerlo.
Pi

Yuya said...

Hola algodar!
Gracias por visitarme,seguimos en contacto...
Algodar suena como algodòn...jaja,
vayaa..que en estos tiempos de lluvias, hay que bromear un poco.

Un saludo desde roma,yuya:)

Yuya said...

Hola algodar!
Gracias por visitarme,seguimos n contacto.
Algodar, me parece como algodòn...jaja, bueno, tengo que bromear un poco, porque con este tiempo lluvioso, no hay màs na'...

Un saludo desde roma,yuya:)

Al Godar said...

Blogger Al Godar said...

Yuya A menudo me dicen Al Gore, Al Capone, Al Kaeda. Incluso una vez me dijeron "Al Carajo"...
pero es sólo un pseudonimo.

Pi No habia pensado en eso de que Miami vive de espaldas al mar y la Habana de frente. Puede ser porque en Miami el sol sale del mar y hay que ir a trabajar. En La Habana el sol se pone en el mar, cuando ya uno terminóo y está dispuesto a disfrutarlo.
No?
Saludos,
Al Godar

pi said...

O seran las ganas que tiene la Habana de largarse de este pais?
:)

Alba said...

Al Godar:

Yo también soy cubana y vivo en Montreal desde hace cinco años. A pesar de no haberle dejado nunca un comentario, leo con frecuencia su blog el cual me parece magnífico. En esta ocasión he querido hacer una excepción, pues este post me ha conmovido mucho y me ha hecho descubrir que compartimos varias ideas.

Descubrí Miami a principios de año, entre febrero y marzo. Fui invitada por un antiguo colega del pre y aquello fue una fiesta permanente con los otros amigos que viven allí ¡Nunca imaginé que fueran tantos los que se habían mudado a USA! Con ellos estuve durante 12 días, los mejores, los más felices y despreocupados que he tenido en muchísimo tiempo. A muchos de estos chico(a)s no los veía desde hacía más de 10 años ¡Fue muy emotivo!

Cuando regresé a Montreal, todo se me heló no más de ver tanta blancura desde arriba. Luego tuvimos una de las peores tormentas de nieve de este año ¡Y yo que traía el azul del mar en la pupila!

Este verano regresé y llevé a mis hijas. A diferencia de lo que le ocurre con su hijo, para las mías, que nacieron en Cuba, la patria casi es sinónimo de mar. De hecho, cuando pasan mucho tiempo sin ir a la isla, la más pequeña (9 años), que es muy patriota, me dice recurrentemente: “Canadá está bien, pero no es la patria” y luego agrega que "necesita ver el mar". Cuando me habla de ese modo, todo se me nubla por dentro y siento que mi ser se reblandece. Me quedo sin argumentos ante la fuerza de ese sentimiento tan fuerte, de ese amor tan visceral hacia Cuba a pesar de sus cortos años.

Para suerte mía, a ellas les gustó mucho la Florida. Adoraron Miami por su calidez. Allí pudieron conocer a los miembros de la familia que nunca habían visto, primos que no sabían ni que existían. Luego, todo eso aderezado con la comida cubana y, como usted menciona, con los deliciosos pastelitos de guayaba ¡es casi un combo de felicidad para los exiliados cubanos!

Eso por no hablar de las magníficas playas, sobre todo las del condado de Brower. En efecto, aquello es lo que más se asemeja a “La Infortunada”, a nuestra querida “Isla de Juana”.

Siempre me digo que si yo viviese en aquella ciudad el sólo hecho de poder contemplar el mar, de impregnarme de su esencia, me ayudaría a reducir la dimensión de mis problemas.

De modo que comparto muchas emociones con usted. Incluso esa idea de pensar que tal vez mañana pudiésemos ir bajando...

Saludos,

Isbel

Al Godar said...

Alba/Isbel,
Gracias por tu emotivo comentario.
Al principio me costó un poco de trabajo reconciliarme con Miami. Fueron muchos años en que me inculcaron el odio y el desprecio por los que habian abandonado la patria. No obstante, al final la verdad casi siempre se impone. Actualmente veo Miami como un buen substituto de la Habana.
Los sueños y la nostalgia no nos abandonan. Aprendamos a vivir con ellos.
Saludos
Al Godar

Al Godar said...

Pi,
Muchos se quieren ir de allá, pero tambien muchos quieren quedarse.

Muchos aqui quieren regresar, pero tambien muchos ni en sueños regresarían.
Saludos
Al Godar

Camilo said...

Al, la cuasi realidad es que Miami si es Cuba. Claro, una Cuba cosmopolita y moderna, pero al mismo tiempo costumbrista y entranable.

Sinceramente... no la cambio por practicamente nada.

Adriana said...

A mí también se me ha hecho un nudo en la garganta después de leer tus impresiones.
Miami a mí me ha secado hasta los huesos.
No pasa un día en que no llore. Y no es por la Cuba que creí (y a veces creo) perdida. Miami es una ciudad llena de espejismos, de máscaras. Toma tiempo darse cuenta de ciertas cosas. Un espíritu perverso (el espíritu del pantano le llamo yo) vuela sobre ella, cuidando que ese elaborado decorado no se caiga.
A aquellos que no quieren formar parte de la ilusión los castiga duramente. A mí lo único que me ha dejado es la honestidad. Ojalá que ese espíritu no te toque nunca.
De todo corazón te deseo que te vaya bien, en Montreal, en Miami o donde sea.
Cuba sólo hay una.

Betty said...

Hola Al! qué bien!! Siempre se agradece una escapada al mar y al cubaneo, ese mar que empata las dos orillas, si es que están tan cerquita...y tan lejos a la vez!

Al Godar said...

Gracias Adriana,
Yo he oido muy buenas y muy malas opiniones sobre Miami. Tambien las he oido sobre Istambul. Al igual que en La Habana y en Montreal, en todos lados hay gente buena y mala. Yo entiendo que alguna gente ha pasado muy malos momentos en algun lado y por eso le parezca que ese es el peor lugar del mundo, pero hay que darse cuenta que para otros no es asi.
Por lo que yo he podido ver, Miami no es peor que otros lados. Por el contrario, tiene cosas muy buenas: El clima, las playas, una sociedad desarrollada, muchos cubanos, boniatillo, dulce leche, pasteles, empanadas, etc. Que mas se puede pedir?
Solidaridad? Yo he visto alli más que en otros lugares.
Tambien yo te deseo lo mejor dondequiera que estes.
Saludos
Al Godar

Al Godar said...

Betty,
No es el estrecho de la Florida lo que mas separa a los cubanos. Es el odio que nos han inculcado. Es la division de buenos y malos, blancos y negros, comunistas y gusanos, religiosos y ateos, etc. Todas esas divisiones artificiales que solo buscan un proposito: debilitarnos para poder dominarnos.
Saludos
Al Godar