Tuesday, October 7, 2008

Con desgano


Ella lo había visto varias veces de lejos, pero nunca tan cerca. No le sobraba una gota de grasa. Era todo fibra y músculos. Poco podría hacer su viejo compañero contra aquel joven y fuerte pretendiente. Después de estudiarse mutuamente unos instantes, se enfrascaron en una lucha desigual que ella observó con resignación. Casi con desgano.

Poco después el viejo gemía su derrota, sus heridas y su humillación. Los otros se le tiraron encima y lo remataron mientras el recién llegado se acercó victorioso hasta ella. Su hijo se interpuso curioso entre los dos. Un solo golpe le rompió el cuello. La madre llena de ira se batió inútilmente en su defensa. O en su venganza. Pero de nada valió.

Tres días duró su duelo. Esa noche vino el vencedor a sembrar su semilla y la leona lo aceptó con resignación. Casi con desgano.

11 comments:

Yo soy Medea said...

Parecia un cuento de humanos, asi anda el mundo!

lola said...

Coincido con Mede, real como la vida misma.

Aguaya Berlín said...

así me pareció a mí también... un cuento de humanos...

GaviotaZalas said...

muy original la historia, corta, con final inesperado, 10/10 puntos.
Saludos

Güicho said...

Exactamente eso hicieron los anglosajones con los británicos originales; y los caribes con los taínos de Puerto Rico y las antillas menores.

De ahí la mala cocina inglesa: la de una mujer que cocina con desgano.

TIROFIJO said...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/10/convocatoria.html

A Cuban In London said...

Concuerdo con los presentes, y he ahi la destreza de Al, el suspenso y el remate final en la ultima oracion. Lo que mas me gusto fue la duracion. Un par de oraciones mas y hubieras estropeado la narrativa. Excelente! Y hasta ahora mi preferido.

Y guicho, vamos a tener que sentarnos a hablar tu yo yo de la cocina inglesa :-)

Saludos desde Londres.

TIROFIJO said...

RESULTADOS DE LA ENCUESTA
http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/10/habla-la-gente.html

Anonymous said...

Y de verdad parece cuento de humanos mas en la parte de: "No le sobraba una gota de grasa. Era todo fibra y músculos." Justo ahi me dije, ahh, tu veras que le tumban la mujer al temba, y si, estas cosas no solo pasan entre humanos.
puchunga

Dagmar said...

Muy poético!

WARNING said...

BUENO Y LA FOTO ...BELLA