Thursday, March 6, 2008

La grandeza de Fidel

La era de Fidel está pasando, aunque sin duda va a seguir dando mucho que hablar aún por mucho tiempo.

Como tantos otros personajes que alcanzaron gran poder, este hombre ha fascinado a muchos. Probablemente en estas condiciones es difícil hacerse un juicio imparcial de sus meritos.

Una parte considerable de los cubanos lo idolatra. Otra gran parte lo aborrece.

Si la lógica es aplicable para ayudar a entender casos como este, y la grandeza de los caudillos puede medirse por el amor que le profesa su pueblo, entonces los que lo adoran están simplemente deslumbrados por su carisma y su discurso y no han llegado aún a desilusionarse.

Hemos conocido a mucha gente que siempre ha odiado a Fidel y mucha gente que siempre lo ha adorado. Todos esos simplemente no han cambiado su opinión porque no han encontrado nada que los convenza que estaban equivocados. Yo nunca he encontrado a nadie que haya empezado odiando a Fidel y que haya terminado por adorarlo, aunque es posible que exista algún caso, pero creo que es más fácil encontrar miles de personas que lo adoraron en un momento y que al cabo del tiempo han comprendido que estaban equivocados. Descartando que todos los que han sufrido ese proceso sean agentes de la CIA, y que en todas estas personas la evolución del pensamiento sea retrograda, no me queda más remedio que concluir que Fidel ha defraudado a una gran parte de su pueblo y me atrevo a predecir que dentro de poco, cuando la gente pueda expresar libremente sus opiniones, la balanza se inclinará estrepitosamente hacia la desaprobación.

7 comments:

lola said...

En casa al principio se le respetaba, no digo adoraba porque eso sería demasiado, mi madre siempre fue más fidelista que mi padre, aunque mi padre a su manera ayudó a la causa del movimiento 26 J. La desilusión y el desencanto vinieron casi al poco tiempo de comenzar el hombre con su política social de nacionalización, mi padre se pasó toda su vida trabajando y lo que tenía que tampoco era una fortuna lo ganó levantándose todos los días a las cuatro de la mañana, y trabajando todos los días de la semana. No era justo que trataran a todos por el mismo rasero, el que robó y explotó que pagara sus culpas, pero los miles de personas que como mi padre con sus negocios daban trabajo a mucha gente, no era justo que lo perdieran todo en aras de una "igualdad" que resultó ser bien ficticia.
Y Fidel como arengador de masas, tuvo mucho carisma, a mi me recuerda a Hitler, que fue otro dictador que supo sacar partido de su oratoria. Ya no hay políticos así, afortunadamente.
Saludos!

CubanInLondon said...

Al, esta opinión que nos das solamente la puedar brindar un cubano. Tienes razón en que no hay gente que comience por odiar a Fidel y terminan por amarlo. Normalmente es lo contrario.

Casualmente terminé el otro día la reseña del libro "Cisnes Salvajes", basado en las memorias de la escritora china Jung Chang. En esta reseña abordo algunos de los puntos que señalas en tu blog. Espero tu visita.

Este artículo que publicas hoy lleva consigo ese adagio castellano "Más sabe el diablo por viejo que por diablo". Como cubano también, te agradezco la mesura y el equilibrio de tu columna.

Saludos desde Londres.

Aguaya Berlín said...

Para personas como yo que nacimos después del 59 y de las medidas de la REvolución en su primera etapa, Fidel fue un ídolo, sobre todo en una familia que antes no tenía ni donde caerse muerta y que con la Revolución por lo menos pudo estudiar, tener trabajo garantizado y comida, sobre todo comida. Mi abuela siempre me contaba que algunas veces tenían boniatos hervidos para comer, más nada. Fidel fue la salvación de muchas personas, es cierto.

Pero con el tiempo y con el desarrollo de las nuevas generaciones de cubanos, toda aquella historia pasó a ser eso "historia", nada concordante con las necesidades, aspiraciones, opiniones de cientos de personas en toda Cuba. Mi abuela tenía entonces para desayunar lo mismo que yo, agua con azúcar, pero seguía viendo a Fidel como lo máximo.

Yo me he desilusionado mucho no sólo de él sino de quienes lo acompan~an también. Hasta del mismo Pérez Roque que en sus tiempos de Presidente de la FEU en la Universidad era insoportable. Imagínense después de Ministro...

GeNeRaCiOn AsErE said...

Lo que siento al pensar en FC es pura mezcla de emociones, pero más que cualquier otra cosa... pienso en la generación de mis padres... no sé si ellos lo odien, pero de lo que estoy seguro es que no puedan perdonarle el escarnio. Si, el tipo es un gran fraude. De todos modos no creo que en un diferendo de tanto tiempo y que ha involucrado ha tanta gente existe un solo culpable.

Rene M. Grave de Peralta said...

Mi familia no perdio nada en Cuba. No teniamos finca, ni negocio, ni propiedades de ninguna clase. El unico pariente mio que estuvo preso, fue uno que fue parte de la revolucion desde el principio y estuvo en el gobierno por largo tiempo. No se desiluciono hasta que lo jodieron a el personalmente.

Como era un chama, no pase por mucho, pero si me accuerdo de varias cosas. El miedo que le tenia a la jefa del comite de la cuadra, la preocupacion constante de mi madre por razon de que mi padre tenia una lengua demasiado suelta, y cosas asi. Y la pecera. La pecera nunca se me olvidara. Ahi aprendi yo lo que es tension y miedo.

Como digo, no perdi nada. Solamente mi futuro como Cubano. Solamente mi pais. Igual que miles y miles mas. Sin embargo, soy uno de los que odia a Fidel. No, no voy a tirar una fiesta cuando se muera, pero me alegrare. No tanto por lo que hizo, aunque tambien por eso, pero por lo que sigue aciendo, y segira aciendo hasta el ultimo segundo de su vida.

Los hechos los sabemos todos y la verdad es que you no entiendo como nadie puede defender a ese hombre o a la revolucion en ningun sentido. No digo esto para acusar a nadie de nada, ni siquiera criticar. Y no me refiero a este blog, ni a nadie en particular, sino a lo que leo algunas veces en mis viajes por la red. Cuando digo que no entiendo, eso es lo que quiero decir.

Que un socialista de esos que no la han vivido y que encuentran a la revolucion romantica y llena de logros, eso lo puedo entender. La gente adoran sus ilusiones. Pero que Cubanos libres, fuera de Cuba, todavia tengan algunas, me deja asombrado.

Nunca se va a saber cuantos de los de adentro lo quieren, porque si eso cambiara manana, pocos admitirian que lo querian. Muchos dirian que era el miedo, y la coaccion, y el sobrevir. Y la majoria estaran diciendo la verdad.

Odio todas las dictaduras. La de Fidel mas que todas claro, pues es personal esa. Pero tambien la de Vladimir Putin (si lo es), la de Hu Jintao, la de Kim Jong Il y todas las demas. Vivir en cadenas es morir.

Al Godar said...

Muchisimas gracias a todos por la visita y los comentarios.

Por muy imparciales que tratemos de ser los que pensemos distinto, es muy dificil darnos cuenta que hay mucha gente aún que lo adora sinceramente. Algun dia la immensa mayoría acabará por entender que todo fue un fracaso, pero por el momento muchos creen que viven una epopeya.
Uno habla y lee fundamentalmente con lo que se identifica.
Cuando yo voy a un sitio y veo solo los editoriales del Granma y los panfletos de propaganda del partido, no me molesto ni en leer y mucho menos en volver. Pronto se me olvida que existe. Cuando veo que alguien opina como yo, me acuerdo, vuelvo, lo aplaudo.
La guagua que uno espera es siempre la última que pasa.

Lola: Fidel tuvo obligatoriamente que haber leido y admirado a Hitler. Al menos en algunas cosas.

Cuban: Voy a ver los cisnes ahora cuando termine aqui.

Agua: Sin duda que el nivel de aceptacion en el 59 era de más del 99%. Mi familia tambien era muy pobre antes y mejoró muchisimo despues de la Revolución. Pero siempre he pensado que sin Fidel hubiera avanzado aún más.

Aseres: Yo creo ser de la generacion de sus padres. Esa que compró la Revolución desoyendo a sus padres en aquel momento en que uno lo sabe todo y luego la vendió con ciertas reservas a sus hijos cuando ya la razón habia empezado a hacer mella en la fe. Luego mis hijos me acabaron de abrir los ojos. Como tu bien dices, no podemos perdonar el escarnio.

Rene: No te perdono que no tengas un blog. Me gusta lo que escribes.

Saludos
Al Godar

Rene M. Grave de Peralta said...

Gracias Al. Lo que pas es que a mi no me gusta lo que escribo. He tratado un par de veces, pero no acabo de encontrar "el tono de mi voz". Ademas, me abochorna mi Espanol tanto, que no se ni como me atrevo a participar de vez en cuando en este y uno o dos mas blogs. Alomejor algun dia.