Wednesday, February 25, 2009

El último rebaño


Uno se compra una cámara de 1000 pesos con dos lentes y una pila de megapixeles para poder tomar buenas fotos, pero como es tan grande y pesa tanto, uno la deja en casa y sigue andando con la cámara vieja de poquitos megapixeles que cabe en el bolsillo.
Y es ahí, cuando camino al trabajo, uno encuentra el último rebaño de venados. En un terrenito que queda a la izquierda después de pasar el puente de la 30, están los venaditos retozando en la nieve. Paré el carro, abrí la ventanilla y tiré dos fotos antes que se perdieran de vista. Lamentablemente, la cámara estaba ajustada para fotos pequeñas y el zoom no da para mucho.
Cada día es más difícil encontrar venados en esta zona y con los planes de reanimación de la economía cada vez será más difícil verlos: Acaban de anunciar que van a invertir mil millones de dólares en trabajos de carreteras aquí en la Montérégie.
Los venados van a tener que irse más al norte.

8 comments:

Alba said...

Al, ¡qué criaturas tan dulces los venados!, ¿verdad? Una pena eso del crecimiento urbano hacia la periferia... Como sabes, aquí no pasa como en la isla, pues es increíble a la velocidad con que pueblan los nuevos centros habitacionales. Hace poco fui a visitar a unos amigos a Beloeil y me quedé impresionada al constatar lo rápido que "armaron" el barrio aquel en el que ellos fueron unos de los primeros en instalarse. Ahora, en cambio, ya hay cine, mercados, guardería, avenidas, en fin, ¡de todo! Pero eso tiene su lado bueno y malo. En efecto, habrá que seguir yendo a las Laurentides para poder ver de cerca a estas hermosas criaturas.

Saludos,

Isbel

Kerala said...

Algodar, valió la pena tu foto, para mí el día tendrá cuernos pero indefensos, ingenuos desde estos venados que hoy nos regalas

Azucala said...
This comment has been removed by the author.
Azucala said...

Primeramente gracias por la visita a mi blog.

Me encantan los venados. Aquí en este pueblito del mas allá donde vivo. Siempre estan en el jardín en el verano comiéndose los tulipanes que tanto trabajo me costaron que salieran.

Pero son inteligentes me digo yo. Cuando llega la temporada de caza suelen esconder. Y al final de la temporada se merodean nuevamente por los caminos. Como burlándose de los cazadores. Como diciéndoles con la mirada
“Aquí estoy pero no te toca”.

Aquí te los encuentras a tu paso. Venados, ciervos, alces. No cuando yo lo digo a veces me siento en un zoológico. Pero es hermoso sobre todo cuando me levanto en las mañanas y voy en camino al trabajo. No hay vecinos que tropiezo en el camino. Ni nadie que me regale un buenos días vecina. Pero allí esta cuando cojo por el camino del bosque para que sea más rápido. Allí estan los venados mirándome a los ojos. Una mirada tierna dando un saludo mañanero. Ya los siento como de la familia.

A Cuban In London said...

Puues te quedo preciosa la foto, mi herma, con o sin pixels. me encantan los venados, todavia nos quedan bastante en GB.

Saludos desde Londres.

Belkis Cuza-Malé said...

La foto es preciosa, no importa la càmara.
Gracias, y sigue poniendo màs fotos, Al.

Bendiciones,
Belkis

www.belkiscuzamale.blogspot.com

Al Godar said...

Hoy volví a ver los venados, pero estaban muy lejos y no pude hacer fotos.
Es cierto que son unos animalitos muy interesantes.
Gracias a todos por la visita y los comentarios.
Saludos,
Al Godar

chiquitacubana said...

La foto es buena, y sobre todo ese impacto que dejo en tu mirada y en la mia.
UN beso.