Sunday, August 26, 2007

Música prohibida

En la parte baja de los 60s no había mucha jodienda con la música extranjera, que era como se llamaba entonces en La Habana. Frente a la puerta del apartamento de Lolo, el que luego fuera presidente del Comité, oíamos a todo volumen en el 1963 a Paul Anka, Elvis Presley y Hill Haley. Nunca nadie vio el efecto nefasto que eso traería sobre nuestros delicados cerebritos. El dueño del tocadiscos se fue para Miami al poco tiempo y nos dejó colgados de la brocha. Tuvimos que acudir a la radio de onda media. Allí descubrimos WQAM de Miami, WKYC de Fort Myers y KAAY de Little Rock. No me pregunten como se oían esas estaciones sin la ayuda millonaria del gobierno de los estados unidos mientras que ahora Radio Martí llega a duras penas… se que había que darle vueltas a unos tornillitos que tenían adentro los radios de bombillos. Si, bombillos. Claro que antes los radios tenían bombillos adentro. El 12AX4 por ejemplo. No. EL 5U4 era el rectificador en los amplificadores y de ahí el nombre del famoso grupo de Osvaldo Rodríguez.

Pero bueno, al grano. Así fue que conocimos a los Beatles mucho antes de que fueran prohibidos. Oímos por radio la invasión inglesa en Febrero del 64. Aunque en realidad no entendíamos casi nada.

El padre de Rachel fue el primero que trajo un disco de los Beatles que yo sepa. Please Please Me. Lo oímos miles de veces.

Un día, creo que en el verano del 1964, salió un artículo como de 10 páginas en una revista cubana, probablemente Bohemia, que nos aclaró muchísimo quienes eran los Beatles y el efecto que su música estaba creando en el mundo.

Un poco después en la escuela secundaria nos agarró de sorpresa cuando dijeron que no se podían traer discos americanos a la escuela. Tratamos de explicar al director que esos discos y los Beatles en si, no eran americanos sino ingleses, pero fue en vano. Estaba prohibido. Y además, esos pantalones tubitos también están prohibidos. Y los mocasines con medias blancas también. No nos quedó más remedio que pasar a la clandestinidad.

Nunca más volvió a salir en los medios de comunicación de La Habana, nada relacionado con la música extranjera. Ni escrito, ni en la radio. Nosotros seguíamos oyendo fielmente la dobliu. Mas tarde descubrimos el programa Ritmos de la BBC en español en la onda corta.

¿Hasta cuando duró la prohibición? No se sabe. Como nunca fue oficialmente prohibido nunca se podrá levantar la prohibición. Pero yo se que un día de Junio de 1967 en un programa que había al mediodía en Radio Progreso pusieron Penny Lane. Traté de explicar a todos que se había acabado la prohibición, pero no me creyeron. Poco a poco fueron apareciendo otras canciones de los Beatles en la radio nacional. Luego en el programa Nocturno comenzaron a poner todo tipo de música extranjera en español, ingles y otros idiomas. Durante esa época se sobreentendía que aun estaba un poco prohibido, pero ya no tanto.

Fue durante la ofensiva revolucionaria del 68 que volvió a joderse la cosa. Creo que en Cuba todo es por épocas. A veces esta prohibido, a veces no. Depende del estado de ánimo de los dioses.

7 comments:

Elyoyo said...

Hola Algodar,
Si que ha sido terrible el efecto de las prohibiciones. Generaciones enteras se fueron en blanco y muchos no pudieron estudiar en la Universidad. Pero en Cuba por suerte o por desgracia las cosas son por etapas, a veces le ponen el pie, otras se lo levantan. Entonces resulta que lo que estaba prohibido hoy es permitido mañana y quizás la semana que viene está prohibido nuevamente. Cosas de quien tú sabes.
Saludos
el_yoyo

Medea said...

Hola Algodar... acabo de descubrir tu blog... es nostalgico y a la vez muy realista... hasta ahora lo que he leido me retrotrae a las mismas vivencias de epoca... en los 70's, los 80's, siempre regidas por prohibiciones absurdas casi nunca entendidas que como bien decias " obligaban a pasar a la clandestinidad", o dicho de otra manera a ejercer ese derecho insoslayable de muchos de practicar la doble moral... y asi hasta ahora mismo... hoy...

Al Godar said...

Medea:
Gracias por tu comentario.
Creo que es simplemente hipocresía y no doble moral.
Casualmente anoche encontré tu blog y estuve leyendo algunas cosas.
Allá te dejo un comentario…
Saludos,

lola said...

Hola, bueno, creo que somos de la misma "quinta". En las fiestas que se hacían en los 60 siempre había un muchacho que llevaba unas placas con canciones de Los Beatles, ¡lo invitaban a todas las fiestas! y me acuerdo cuando Nocturno comenzó a poner música extranjera, sobre todo grupos españoles, y la WQAM de Miami también la escuchaba, una canción de Los Beach Boys estuvo muchas semanas en el nº 1.

lola said...

Perdón, olvidé despedirme.

Al Godar said...

Lola:
Ahora me acuerdo que también había películas prohibidas... ya lo había olvidado.
Gracias por recordármelo. He escrito un post sobre eso en "Películas prohibidas"

Silvita said...

Al: gracias por tu comentario en mi blog, que me sacó un poco los colores, y gracias por incluírme en tu bien surtida lista!
Yo nací algo después de los 60, así que pude darme el lujo de oir por ejemplo a los Beatles todo lo que quise, sobre todo después que mi mamá cambió el anillo de compromiso de su primer matrimonio al estado cubano por algunas baratijas, entre ellas, una grabadora doble casetera. Qué emoción. Y que tiempos para la tribu.
En mi pared de muchachita el sol de La Habana desteñía un poster de John. Yo creo que me confundió, y me causó graves problemas ideológicos... Por qué si no hoy por hoy I'm a dreamer, y quiero paz y amor para todos... :-))) qué peligro!!!!
Pero lo que sí confunde a cualquiera es la estatua de John Lennon en el parque del pre -antes instituto, ahora ya no sé- de El Vedado. Ellos no estuvieron prohibidos? No tocaban "la música del enemigo"? Cuán mala se creen algunos que es nuestra memoria? O será un acto de desagravio? Ahora lo que está prohibido es robarle los espejuelos a la estatua!
Silvita.